Desarrollo de una tecnología de alto rendimiento para la detección de COVID-19 a partir de una gota de sangre o un bastoncillo nasal con una sensibilidad sin precedentes y una baja tasa de error.

La capacidad de detectar un agente infeccioso en una epidemia generalizada es crucial para el éxito de los esfuerzos de cuarentena, además de la detección sensible y precisa de posibles casos de infección de pacientes. Hoy la infección por COVID-19 se mediante una prueba compleja lo que causa una escasez de capacidad de diagnóstico de laboratorio y dificulta ganar la guerra contra la COVID-19. La nueva tecnología propuesta ha demostrado la capacidad de detectar solo un virus VIH-1 en menos de 5 horas.

Investigador principal: Javier Tamayo (IMN)      

Utilizamos cookies en este sitio para mejorar su experiencia de usuario. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies