El objetivo es determinar si la infección COVID-19 está asociada a disbiosis intestinal y contribuye a incrementar la inflamación y el Síndrome de Secreción de Citoquinas (CRS) y si el microbioma inicial del sujeto confiere protección o susceptibilidad a la infección o modifica la respuesta a las inmunoterapias.

Investigadora principal: Yolanda Sanz (IATA)