Utilizar sistemas capaces de albergar varios medicamentos antivirales y desarrollar terapias innovadoras para luchar contra el SARS-Cov-2.

Dado que todavía no se ha identificado un medicamento específico contra el SARS-CoV-2, una estrategia terapéutica económica y efectiva consiste en reutilizar los medicamentos existentes que ya han mostrado efectos positivos sobre el SARS Cov-2.

Las posibilidades de éxito son relativamente probables, permitiendo que los resultados del proyecto se apliquen contra el SARS Cov-2 en un tiempo relativamente corto. Los sistemas propuestos son biodegradables y no tóxicos, y su síntesis a gran escala no presenta problemas importantes.

Investigador principal: Noureddine Khiar el Wahabi (IIQ)